Pomerania


Adora dejarse acariciar y le gusta jugar y estar siempre en actividad. Es una criatura sumamente adaptable, siempre lista para hacer lo que su dueño quiera. 

Esta raza recibe su nombre de una región del centro de Europa, se parece mucho a los perros de trineo tipo spitz más grandes, de los que desciende. Fue miniaturizado deliberadamente durante el siglo XIX.. 

Se pede encontrar en color negro denso, gris, azul, naranja, crema, sable sombreado o multicolor. La cara de mejillas llenas, tipo zorro, se asoma sobre un collarín demasiado abultado. Lleva la cola enroscada sobre la grupa. 

E
s fácil de entrenar, el pomerania es listo, inteligente y extrovertido, es un buen guardián, que alerta sobre cualquier situación extraña con un ladrido frenético. El ladrido puede ser un problema si no se le controla desde una edad temprana. Acicalado: 

Cepillar con frecuencia su largo pelaje y cola, empezando desde la cabeza y dividiendo el pelo y cepillando hacia adelante, para que vuelva a caer en su lugar. El subpelo muda una o dos veces por año.
 Báñelo con champú seco (pregunte a su veterinario) cuando haga falta. Limpie sus ojos y las orejas todos los días, y hágale controles dentales con frecuencia. 

Ejercitación y alimentación: 
Con el juego basta para mantenerlo contento, pero adora caminar y retozar al aire libre. No tiene exigencias especiales de alimentación. 

Salud: 
Puede sufrir de diabetes, dislocación de rótulas, problemas oculares, cardíacos y dentales. 
Temperamento: 
Encantador, amistoso y juguetón 

Excelente para personas: 
Activas regulares, inactivas o adultos mayores, que deseen tener siempre una mascota a su lado disfrutando del tiempo con ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada